Inicio > Blog > LIBERTAD = SEMCO

LIBERTAD = SEMCO

19/12/2012

Para nuestro primer post que mejor que hablar del caso SEMCO1, una empresa brasileña creada en 1953, que tras pasar por una grave crisis dio lugar a una empresa innovadora, modelo basado en la autogestión de los empleados.

 

Post_Semco2.jpgEste nuevo modelo fue recogido en unas normas que se plasmaron en un manual con forma de cómic en el que aparecen, entre otras normas, las siguientes:

 

- Organigrama. No hay, y si fuese necesario se esboza en papel y nos deshacemos de el cuanto antes

- Contratación. Quizás la norma más interesante. Cuando alguien vaya a ser contratado o ascendido, los trabajadores de esa unidad tendrán la oportunidad de entrevistar y evaluar a los candidatos antes de que se tome una decisión

- Autoridad. Presionar a los subordinados o hacerles trabajar con inseguridad o miedo, o cualquier otra falta de respeto, se considera un inaceptable abuso de autoridad y no será tolerado.

- Cambio. Hay grandes cambios continuamente. No te preocupes por ellos. Los consideramos saludables y positivos. Observa los cambios sin miedo. Son una característica de nuestra empresa y cultura.

- Orgullo. Solo merece la pena trabajar en un sitio del que te puedas sentir orgulloso. Crea este orgullo asegurando la calidad de todo aquello de lo que hagas. No permitas que un producto salga de la empresa si no cumple los más elevados requisitos. No escribas una carta o informe si no es totalmente honesto. No permitas que el nivel de dignidad decaiga.

- Comunicación. Semco y sus empleados deben esforzarse en comunicarse con franqueza y honestidad. Tienes que ser capaz de creer plenamente aquello que tus compañeros te digan. Exige transparencia cuando tengas la mas mínima duda.

 

Te puedes descargar las normas en el siguiente enlace http://www.semco.com.br/en/documentos/manual_de_sobrevivencia.pdf , escrito en portugués.

 

Lo fundamental de esta organización es la transparencia y la responsabilidad de sus empleados, así como el desarrollo del talento de los miembros de la organización.

 

Lo más sorprendente de todo es que el propio consejero delegado de la empresa, Ricardo Semler, podría ser despedido si los demás trabajadores de la empresa lo creyeran conveniente. De hecho en una entrevista a Semler cuenta como le cambiaron de despacho:

“Siempre me ha gustado viajar. Desde que asumí la dirección de la compañía, cosa que sucedió hace 10 u 11 años y, sobre todo en los últimos 7 u 8 años, cada año realizo un viaje largo que dura un mínimo de 45 días y un máximo de 80 días. Cuando viajo, nunca telefoneo a la oficina y no hay forma de comunicarse conmigo. Es la forma de averiguar cuánto necesitamos de la organización, cuánto nos necesita ella a nosotros y cómo construimos todas nuestras jerarquías en torno a esas necesidades mutuas. Por ejemplo, el año pasado, de octubre a noviembre, visité Siria, Iraq, Azerbajian y Kurdistán. Y el año anterior seguí la ruta de Marco Polo por Irán, Afganistán, los Himalaya, Mongolia, etc. Y un año antes había acampado en Ruanda y en el sur de África. Y hace cuatro años recorrí el Polo Norte en un trineo tirado por perros. Como puede verse, hago otras cosas además de trabajar en la compañía. Pero lo más importante de todo esto no es sólo que disfruto de mi pasatiempo favorito, sino que la compañía ha multiplicado el negocio por nueve en este periodo de tiempo. Tal vez pienses que debería viajar un poco más y que así la compañía crecería un poco más. Pero esto no tiene nada que ver con cómo está organizada, ni con el hecho de que en realidad no me necesita. Es cierto que mis aportaciones son importantes, y debo hacerlas, porque se han establecido sistemas para que me puedan despedir si lo desean. Cuando regresé del viaje por la ruta de Marco Polo y me dirigía a mi despacho, me dijeron: ‘Tu oficina ya no está alli”. Y pregunte: ‘¿Y dónde está entonces?’. Mi oficina se encontraba en el tercer piso y era la última a la derecha. La habían reducido a una tercera parte de su tamaño anterior, y hasta el día de hoy no he logrado localizar el tapiz persa que estaba debajo de mi sofá.” Lo increíble de esta historia es que lo que más le importo fue la pérdida del tapiz persa.

 

En resumen en Semco se respira un clima de libertad que hace a sus empleados mucho más motivados, creativos y comprometidos con la organización.

 

¿Que ocurriría en su empresa si los directivos pondrían su cargo a disposición de sus empleados? ¿Qué valoración le darías a tu jefe?

 

 1.- Fuente. Culturas Innovadoras 2.0 de Juan Carrión

Comentarios

Contacto: +34 686 22 72 87 - España - info@expansionoceanoazul.com

2012 © CREOWEBS. Diseñamos y creamos