¿POR DONDE EMPEZAR?

  1. Hacerte con un sensor de CO2: lo primero es saber cuales son las concentraciones de CO2 habituales en tú vivienda, local o negocio, si estamos en unas concentraciones de 500 ppm, estaríamos en unos niveles adecuados, pero cuando empezamos a llegar a 1000 ppm es cuando deberíamos tratar de ventilar. En cuanto a la adquisición del sensor, tienes distintas opciones comerciales que suele rondar los 100 €, también tienes la opción de hacértelo tú mismo, medidor casero de CO2 , imprimir la caja con una impresora 3D y en el caso de que te resulte demasiado laborioso nos lo puedes pedir a nosotros.
  2. Calidad del aire interior
  3. Elegir la mejor opción para le ventilación: Para el caso de viviendas o pequeños locales con abrir las ventanas y tener unas plantas de interior que absorben, no solo el CO2, sino todas aquellas sustancias nocivas, sería suficiente. En cuanto a las plantas de interior la nasa publico 5 variedades adecuadas para interiores.
  4. En el caso de que la anterior opción no sea suficiente o no fuese posible, ya habría que analizarlo y realizar una visita en su vivienda o negocio para plantearse el instalar un simple extractor o realizar una ventilación forzada con recuperadores de calor e incluso se podría domotizar para que cuando los niveles de concentración de CO2 sean elevados se ponga en marcha automáticamente.

Contacto: +34 686 22 72 87 - Hernando de Acuña 40, 6C - 47014 Valladolid (España) - info@expansionoceanoazul.com

2012 © CREOWEBS. Diseñamos y creamos